Desde la UBA impulsan hardware libre para la industria nacional

Standard

Hardware Libre - UBA - Zarpele

La Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires (UBA) desarrolló la Computadora Industrial Abierta Argentina (CIAA), un hardware libre para la industria nacional.

El proyecto, liderado por el docente investigador Ariel Lutenberg, consiste en una plaqueta electrónica provista de un microcontrolador y puertos de entrada y salida.

Este diseño estará disponible gratuitamente en internet, y, por su concepción, será apto para su uso en procesos productivos y en sistemas de alta demanda.

“La idea era buscar alguna forma de apoyar el desarrollo de valor agregado en los productos de las industrias nacionales, mayormente pymes, pero no solo del área de electrónica, sino sobre todo de otras industrias que necesitan electrónica para ser más competitivas”, explicó Lutenberg a Télam.

Indicó que en muchas industrias existen “procesos en las empresas alimenticias, químicas, de metalmecánica, de maquinaria agrícola, y otras tantas donde la electrónica es central para darle valor agregado”.

“Detectamos que muchas empresas importan soluciones con precios muy elevados, y con el paquete cerrado de tener que depender de la empresa extranjera parra su mantenimiento”, destacó el ingeniero, quien remarcó que “hay empresas que no incorporan electrónica a sus procesos por desconocimiento”.

También puntualizó que “hay empresas que siguen utilizando soluciones de 15 ó 20 años atrás”, y añadió que se verificó que estas compañías “se encuentran con la dificultad de la brecha tecnológica, no se han podido actualizar, pero también ven que el salto es un desafío por su costo económico”.

“Para una pyme, este salto cualitativo puede significar 500 mil pesos o un millón”, aseguró Lutenberg.

La CIAA es un desarrollo impulsado desde el Laboratorio de Sistemas Embebidos de la Facultad de Ingeniería de la UBA (FIUBA), la Asociación Civil de Sistemas Embebidos (ACSE) y la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL).

Cuenta con el apoyo de los ministerios de Industria, de Ciencia y Tecnología, de Educación de la nación, y de varias empresas e instituciones afines.

Se puede utilizar en procesos de automatización y control industrial, industria automotriz, agricultura y ganadería, seguridad y vigilancia, señalización e iluminación, domótica y control de acceso, conectividad inalámbrica, localización y georeferencia, control numérico por computadora (CNC), equipamiento médico, kits educativos y desarrollos a medida.

Para su mejor desempeño, la idea es que las facultades de Ingeniería de las universidades públicas de todo el país se conviertan en soporte técnico de las empresas que operen con la CIAA.

Lutenberg destacó que “esta solución rompe con la lógica de que cada empresa desarrolle su solución desde cero”, y señaló que “se pueda reutilizar para muchas soluciones readaptándose a cada caso”.

Subrayó que “está pensada para la industria, soporta condiciones térmicas de trabajo extremas, sobre picos de tensión, interferencias electromagnéticas y montones de condiciones adversas”.

“La diferencia con la misma solución que se compra en el exterior, es que todo está disponible en internet en forma gratuita, y cualquier empresa puede acceder a esa información y utilizarla como le parezca”, precisó Lutenberg, quien concluyó que “es un sistema libre, gratuito, el riesgo tecnológico es mínimo, y es muy fácil dar soporte”.

Visto en | Telam

Canonical anuncia el cierre de Ubuntu One

Standard

Ubuntu One file services - Shutdown - Zarpele

La compañía dice que ya no puede competir en el segmento “en la nube” y prefiere enfocar sus esfuerzos en otras áreas.

No más servicios de almacenamiento en la nube por parte de Canonical. La compañía detrás de Ubuntu One acaba de anunciar que el servicio dice adiós, principalmente debido a que la oferta es demasiado variada y para ellos no es posible competir al mismo nivel de los demás.

“Como cualquier otra compañía, queremos enfocar nuestros esfuerzos en las iniciativas y estragedias más importantes”, explica Jane Silber en el blog de Canonical. La “guerra de la nube” que se da actualmente entre varios servicios ofreciendo almacenamiento gratuito de unas cuantas decenas de GB hacen que “la batalla no sea favorable para Canonical”.

Para que Ubuntu One siga funcionando se requiere una inversión mayor de la que estamos dispuestos a hacer. Y por eso, hemos escogido en desarrollar algo que se convierta en la mejor plataforma abierta, y que haga resaltar los mejores servicios y contenidos de nuestros socios

¿Y qué pasa ahora con Ubuntu One?

Desde hoy en adelante, Canonical ya no venderá ni espacio de almacenamiento ni música a través de Ubuntu One. El servicio cesará todas sus operaciones el día 1 de junio, mientras que los archivos seguirán almacenados hasta el 31 de julio; llegado aquel día, todo será borrado y desaparecerá de la faz de la tierra de los servidores.

Más importante aún, Canonical dará soporte a sus clientes y usuarios para que la transición hacia otros servicios sea lo más tranquila posible. Y nunca olvidándose de la naturaleza de Ubuntu, en Canonical también tienen planes de liberar el código fuente de One y así “darle a otros la posibilidad de construir una plataforma de código abierto sobre lo que ya teníamos”, cierra Silber.

Visto en | FayerWayer

Linux Mint 17 ‘Quiana’, MintBox 2 y LTS como base de futuras versiones

Standard

718x479xlinux-mint-17.jpg.pagespeed.ic.jtxlYkAtzI

El blog oficial de Linux Mint despertaba hoy de su letargo para informar de un par de cosas a los usuarios de esta distribución de sabor mentolado. Comenzando por el nombre en clave y fecha aproximada de lanzamiento de Linux Mint 17 ‘Quiana’, que debería estar lista para finales de mayo.

Sin embargo, es más interesante el comentario que deja Clement Lefebvre, haciendo ver que las tres siguientes versiones de Linux Mint (18, 19 y 20) podrían basarse, valga la redundancia, en la misma base LTS de Ubuntu 14.04 que utilizará Linux Mint 17. La razón, muy seguramente, es la incógnita que existe acerca de los lanzamientos de Ubuntu posteriores a Trusty Tahr: se sabe que no habrá Ubuntu 14.10, y más allá no termina de haber nada claro, porque cada semana dicen una cosa. Además, Ubuntu comenzará a experimentar con nuevos componentes que -suposición- podrían traer complicaciones a las distribuciones derivadas.

Actualización: La afirmación de que no habrá Ubuntu 14.10 ha sido un error por el que pedimos disculpas. Viene en relación a conversaciones de los desarrolladores de Ubuntu en las listas de correo de la distribución, poco después de que Canonical recapacitase y decidiese no incluir Mir / Unity 8 por defecto en Ubuntu 14.04 LTS. Entonces se barajó la posibilidad de no lanzar Ubuntu 14.10 o Ubuntu 15.04, para así tener tiempo de trabajar en el sistema hasta conseguir una versión lo más pulida posible del escritorio convergente que quieren construir, pero no se tomó nada en firme, por lo que no se puede afirmar nada en ese sentido hasta que haya información oficial concreta.

Lo que sí comentó Mark Shuttleworth es que una vez el nuevo Ubuntu tome forma, habría que replantearse los ciclos de lanzamientos, es de suponer, dejando entreabierta la puerta a esa versión rolling-release de la que se ha venido hablando desde hace un tiempo, complementada con las ediciones LTS de costumbre. Os pido disculpas de nuevo por el error y estaremos atentos a ver qué se cuece y para cuándo está.

Parece, pues, que Linux Mint optaría por utilizar -suposición- Ubuntu 14.04.2, 14.04.4, etc., lo que no deja de tener sentido, dicho sea de paso. En cualquier caso, no hay nada confirmado.

En otro orden de cosas, MintBox 2, ese mini-PC gobernado por Linux Mint, ha llegado a varias tiendas de Amazon en Europa, por lo que su compra se hace un poco más accesible a este lado del charco. No obstante, en Amazon España todavía no hay ni rastro.

 

Visto en | MuyLinux

Google convoca becas para proyectos de Software Libre

Standard

920x156xbanner-gsoc2014.png.pagespeed.ic.gdr4t3Igca

Hasta el día 21 de marzo pueden presentarse los estudiantes universitarios mayores de 18 años de edad que quieran desarrollar un proyecto de software libre. La convocatoria también está abierta a mentores.

Google ha abierto una nueva edición de su programa Google Summer of Code, que este año se convoca bajo el lema ‘Flip bits not burgers’, a través del que se conceden becas a estudiantes para que puedan desarrollar proyectos de software libre, aunque la convocatoria también esta abierta a mentores para que ayuden en estas iniciativas.

La convocatoria, cuyo plazo de inscripción está abierto hasta el próximo día 21 de marzo, contempla la concesión de becas de 5.500 dólares para el desarrollo de estos proyectos de software libre y para aquellos estudiantes que completen el programa exitosamente, que se desarrollará durante el verano.

Para optar a estas becas –que en esta edición aceptarán un 10% más de participantes, seleccionándose a alrededor de 2.000 alumnos de casi todo el mundo-, los estudiantes tienen que ser universitarios y estar matriculados en una universidad, exigiéndose también que sean mayores de 18 años. Además, tienen que estar interesados en desarrollar una carrera en ingeniería del software. Por su parte, los mentores que quieran participar en la iniciativa tan sólo deberán inscribirse y ser aceptados por los participantes.

Los jóvenes interesados tienen que proponer un proyecto de software libre que deberá ser aceptado por un mentor –hay más de 200 organizaciones en estos momentos aunque se espera incrementarlas en un 10%-, tras lo que se comunicará su aceptación y comenzarán a trabajar con ellos para su desarrollo. Al final de todo el proceso, se hará una evaluación.

La formalización de la inscripción tanto de estudiantes como de mentores se realiza a través de la webde Google Summer of Code, siendo necesario disponer de una cuenta de Google para realizar el proceso.

Más información:

Google Summer of Code

La Linux Foundation pone en marcha cursos en línea para profesionales

Standard

718x479xlinux_pro__professional_operating_system.jpg.pagespeed.ic.afpcQmJ-XC

La Linux Foundation ha anunciado la puesta en marcha de un programa de cursos en línea para profesionales que quieran depurar sus habilidades con Linux. Para esta iniciativa la fundación se ha aliado con edX, plataforma de aprendizaje en línea sin ánimo de lucro lanzada en 2012 por las universidades de Hardvard y MIT.

La novedad de este programa es que será accesible a cualquier usuario a través de Internet, y es que “el talento no está limitado por la geografía“, indican desde la Linux Foundation. Tampoco se les olvida recordar la importante demanda de profesionales especializados en Linux: “Los empleadores están buscando profesionales de Linux en un mercado que no da abasto, mientras que los profesionales se esfuerzan por encontrar oportunidades de formación accesibles y asequibles para avanzar en sus carreras.”

Los cursos que vienen son variados en temática y abarcan desde el inicial Introducción a Linux a otros mucho más específicos enfocados en el desarrollo de aplicaciones, desarrollo e implantación de sistemas en la nube con OpenStack, seguridad, etc.

Sin duda, una iniciativa loable la de extender el conocimiento sin importar límites geográficos, sobre todo cuando hablamos de conocimientos muy específicos dirigidos a profesionales del sector. Repetimos el concepto porque el principal problema que hay con los límites geográficos no son éstos por sí solos, sino el dinero que hace falta para sortearlos. Y los precios de los cursos no son para todos los bolsillos.

Visto en | MuyLinux

El código abierto impulsa la interoperabilidad del Internet de las Cosas

Standard

Internet_de_las_cosas_hi

El único límite al Internet de las Cosas no es la imaginación ni la tecnología, sino los proveedores. ¿Podrán comunicarse nuestros frigoríficos y lavadoras con nuestros televisores o nuestros iPhone, o incluso con cualquier otro dispositivo de los muchos que rodean y rodearán nuestras vidas? El código abierto es clave para que eso suceda.

Sin interoperabilidad, los dispositivos electrónicos  y de consumo,  así como los dispositivos ponibles equipados con sensores, no se reconocerán entre sí. No hay proveedores de electrónica de consumo lo suficientemente grandes para imponer una interoperabilidad total. Pero tampoco hay proveedores tan grandes como para frustrar el camino hacia la creación del Internet de las Cosas. La industria del código abierto cree tener la respuesta.

Dentro de menos de doce meses, en el próximo  Consumer Electronics Show (CES) 2015 que se celebrará en enero del próximo año, veremos si da algún paso adelante hacia la interoperabilidad en el Internet de las Cosas. En diciembre, Linux Foundation, consorcio sin ánimo de lucro que promueve la adopción de este sistema operativo, creó la AllSeen Alliance, que emplea una pila de código desarrollada por Qualcomm llamado AllJoyn Framework bajo el paraguas de su código abierto.

Este código C++ soporta los principales sistemas operativos y chips. Cualquier fabricante de dispositivos o productos electrónicos, incluso un fabricante de bombillas LED que use el código AllJoyn tundra una base para conectarse con otros productos que también utilicen dicho código.

Jim Zemlin, director ejecutivo de Linux Foundation, cree que AllSeen será adoptado por la industria. Para los fabricantes que quieran conectividad, la cuestión es sencilla. ¿Quieren los proveedores escribir software para cada uno de sus productos o smartphones o prefieren descargar y utilizar este código? La disponibilidad de tal código creará el efecto red e impulsará la interoperabilidad ente dispositivos, afirma Zemlin. “De hecho, veremos muchos productos con este código este mismo año”.

La AllSeen Alliance fue creada con el apoyo de grandes fabricantes como LG Electronics, Panasonic, Sharp, Qualcomm y AT&T Digital Life, entre otros. Sin embargo, llama la atención de la ausencia de Samsung y Apple. Los analistas consideran que, cuando se domina el mercado, como es el caso de estos dos fabricantes, no suelen gustar los estándares abiertos, porque permiten a otros introducirse en sus mercados. En su opinión, estos fabricantes solo usarán AllSeen si se ven forzados a la interoperabilidad por motivos de gobierno y gestión, dejan de ser dominantes o se lo exigen los clientes. No obstante, los expertos consideran que sin interoperabilidad Internet de las Cosas no pasará de ser un mundo fragmentado incapaz de explotar todo su potencial.

Linux domina la computación de alto rendimiento, y los servidores basados en este sistema operativo, gracias  los proveedores cloud, están ganando rápidamente cuota de mercado. Los sistemas de código abierto, como Hadoop, son críticos en Big Data, un componente clave del Internet de las Cosas.

Visto en CWV